CARNAVALES ENCARNACENOS – HISTORIA
Los inicios del festejo del carnaval en 1916, coinciden con la llegada del Ferrocarril Carlos Antonio Lopez hasta la region, este hecho marca un antes y despues en el desarrollo de la historia de la ciudad. Coincide tambien con las corrientes migratorias de inicios de siglo, principalmente italianos que tienen mucho que ver con la construccion de los nuevos edificios de la ciudad; Encarnacion, ciudad que renacia a orillas del rio Parana en una epoca donde el medio fluvial era de importancia vital. Ambas vias, el ferrocarril y el rio mantuvieron su preponderancia hasta avanzada la primera mitad del siglo. La antigua Villa Encarnación, renacía a orillas del Paraná, decíamos; en la llamada Villa Baja, luego tambien llamada Zona Baja. El desarrollo urbano de este sector, tuvo como base el rio y como limite el tendido de las lineas del Ferrocarril que van hasta la Estación Pacu Cua. Los Desfiles de Carnaval de los comienzos se realizaban sobre la calle Mariscal Jose Felix Estigarribia, antiguamente denominada Presidente Franco; en el tramo comprendido entre las calles Capellan Molas, ex Tacuru, mas conocida como la calle del Correo, y la calle Mariscal Francisco Solano Lopez, llamada entonces 12 de Octubre y comunmente denominada “La calle de la Via”. Los Festejos del Carnaval se organizaban para los tres dias que antecedian al inicio de la Cuaresma y eran preparados con tiempo y mucho esmero. Esta celebracion era esperada con mucha expectativa, principalmente por los jovenes; ya desde aquella epoca se hicieron famosos los romances que surgieron y siguen surgiendo por estos tiempos, como asociandose esta fiesta a la del dia de San Valentin. El Dios Momo era homenajeado a traves de un Desfile de alrededor de 12 coches llamados Victoria, desde luego, de traccion asangre. Tirados por lustrosos caballos, lujosamente enjaezados, los coches iban con la capota baja, conducidos por los cocheros vestidos de traje negro y clavel rojo en el ojal de la solapa. En ellos hacian su presentacion las mas renombradas familias encarnacenas, que no eran demasiadas por cierto. Algunas tenian su vehiculo propio, y otras familias desfilaban en Victorias de alquiler; al cruzarse los mismos durante el desarrollo del festejo se intercambiaban ramilletes de flores en senal de simpatia. Los coches lucian engalanados por las coquetas damas que complementaban su elegante figura con impactantes abanicos de plumas. En las veredas se reunian los vecinos para disfrutar del desfile, que se realizaba en horas de la tarde aprovechando la luz solar; finalizado el mismo las familias se trasladaban a continuar la fiesta en el club Social de Encarnacion. Con el correr de los anos; la convulsionada vida politica de principios del 20, el ciclon que arrazo la zona baja de la ciudad el 20 de setiembre de 1.926, y la Guerra del Chaco a inicios de la decada del 30 determinan la supresion de los festejos del Carnaval, son anos de dolor en la historia encarnacena. De 1936 a 1940 y en forma timida va retornando el festejo en honor al Dios Momo, adquiriendo gran fuerza a partir del ano 1.941, forjandose de esta manera el cimiento del Carnaval Encarnaceno. Los Corsos cuando eso, tenian como principal atractivo las Comparsas Municipales, integradas en forma exclusiva por varones de 10 a 20 anos, y llegaban a contar con alrededor de ciento veinte componentes. Los pasos tenian mas que ver con el ejercito que con el baile, el desplazamiento de las comparsas se realizaba en estricta doble fila india, al son de marchas mas bien de estilo militar. La vestimenta consistia en pantalon blanco, al que se le adicionaba listas o franjas laterales, y camisas tambien blancas, a veces tambien con las listas, o camisas y chalecos de fantasia; acompanados de sombreros y bastones que sobresalian tanto por sus colores como por sus disenos. Los Comparseros ensayaban sus marciales coreografias en las calles de las inmediaciones del actual Hospital Regional, por ser estas arterias las que, sin ser empedradas, estaban en mejores condiciones que otras para este efecto. Algunas nombres de esas comparsas fueron: “Los Improvisadores”, “Los Caballeros del Sur” y “Los Alegres Muchachos”, entre otras; y los dirigentes de los Clubes Sociales eran los directores de las Comparsas, foto3quedan para el recuerdo los nombres de Don Agapito Ortiz, Don Vicente Cardozo y Don Federico Latti entre otros De a poco se fueron animando las mujeres; en un ambiente distinguido, y con grupos de 10, 12 y hasta 20 parejas por cada club, iban desplazandose al son de redoblantes y trompetas y orquestas tipicas interpretando ritmos tropicales, las pequenas comparsas iban acompanando preferentemente a las carrozas, es asi que tambien desde la decada del 50 las jovenes encarnacenas sobresalen por su belleza de forma natural con su sola presencia, en las Carrozas alegoricas que se constituyeron en un elemento del Desfile de Carnaval, que adquiere mayor presencia, jerarquia y calidad con el correr de los anos, hasta que fue declinando su reinado hacia mediados de la decada del 70. Los trajes de los participantes sin bien eran originales y coloridos, distaban mucho de tener el brillo que tienen los trajes de la actualidad, pues eran conocidas y existian en el mercado solo las lentejuelas pequenas, en algunos casos bordadas y en otros pegadas; lo que dejaba como saldo una calzada de desfile bastante regada por las mismas. Los participantes, en su mayoria encarnacenos, eran aplaudidos por parientes y amigos, que, ataviados de la mejor manera asistian a las rondas carnestolendas; era una fiesta familiar y de alegria, donde el publico llevaba sus sillas hasta las calles centricas para su mayor comodidad y con la sana intencion de tirar serpentinas y jugar con lanza nieves Las Mascaritas, eran otra atraccion de antano, algunas iban vestidas de un solo tono, con antifaces y prendas de fantasia bordadas y otros con trajes hechos de papel. Participaban ademas de los Corsos de antes los Diablos Rojos, que con su tintineante cola reprimian el desborde de los ninos en el trayecto del Corso, algunos ponian cara de susto, otros daban rienda suelta a sus travesuras. Tambien estaban los Pieles Rojas, elegantes, con un gran despliegue de flecos en sus trajes y tocado de plumas de complemento; los mas solicitados para constituirse en Jefe de Cuidadores de Comparsas eran los Pieles Rojas de atuendo blanco. De a poco las comparsas van evolucionando, las danzas entonces ya eran realizadas con largas marchas al ritmo de la samba brasilera, y empiezan tambien los trajes a presentar mayor elaboracion en su confeccion; apareciendo en escena: Tocados, Caderales, Cuellos y Espaldares, estos ultimos seran los de mayor vigencia por la posibilidad de obtener un diseno mas impactante en creacion y volumen; asi tambien, ira en constante aumento la utilizacion de lentejuelas, pedreria y abalorios, ademas de las Plumas: boas, de gallo, plumero, egret, faisan, pavo Real y las indiscutidas reinas: las Plumas Amazonas ( de avestruz). 1.977 a 1.987 fueron anos de importancia para el crecimiento del Carnaval Encarnaceno, los Corsos eran organizados por la Comision de Cultura de la ciudad, presidida por el Profesor Cesar Duba Yunis; coincidente con el inicio del apogeo de las Comparsas que mantienen hasta hoy su sitial de privilegio, ya por alrededor de tres decadas. Las Carrozas, hasta la actualidad, siguen siendo el eficaz complemento en el desarrollo integral del espectaculo. La organizacion de los Corsos a partir de 1.988, presenta variables; ese ano es organizado por la Municipalidad, el ano 1.989 por una Asociacion de los Clubes participantes, en 1.990 los vuelve a organizar el Municipio; mientras que en 1.991 lo hace el Club de Amigos de Encarnacion CADE con el Encarnacion Rugby Club. En el ano 1.992 se constituye la COMISION DE CARNAVAL DE ENCARNACION, conformada por los Clubes Sociales y Deportivos, Entidades y Asociaciones Sociales, Culturales, Comisiones Vecinales y de Servicio; cuyo objetivo principal es promover, dirigir y organizar los Corsos Encarnacenos; los Estatutos Sociales fueron aprobados el 3 de agosto de 1.993, y el Decreto N? 9.110 de Personeria Juridica es del 31 de mayo de 1.995
PRESIDENTES de la Comision de Carnaval hasta hoy: – Abraham “Pachi” Sarquis. – Arquitecto Jorge Hrisuk Klekoc. – Abogada Pabla Lucia Rettori. – Licenciado Eduardo Florentin Bolf. – Licenciado Ruben Dario Gonzalez Sarquis. – Arquitecto Carlos Ignacio Segovia Vera. – Arquitecto Jorge Hrisuk Klekoc. – Sr. Julio Muller. – Sr. Amadeo Vinader. – Sr. Julio Muller. – Dr. Victor Bogarín – José Nicolás Remesowsky
Es el periodo del Carnaval Contemporaneo cuyo sello es el lujo y belleza, ademas del gran ingenio que ponen los profesores de baile en las coreografias, los vestuarios y los ritmos, ejecutados por las Batucadas, que a nivel local se van creando en esta etapa.
El Carnaval Encarnaceno ha pasado por una larga etapa de crecimiento, donde la fantasia es la que reina. Los espectadores ya no son solo locales, Encarnacion tiene durante los dias del Carnaval, la visita de cientos de turistas que llegan hasta la ciudad para disfrutar de un espectaculo que crece ano a ano; su fama ha trascendido las fronteras. En ocasiones los Corsos se realizaron sobre la actual calle Dr. Juan Leon Mallorquin, en el tramo comprendido entre las calles Mariscal Francisco Solano Lopez y Capellan Molas, tambien de la Zona Baja de Encarnacion; pero el trayecto mayormente utilizado es el inicial sobre la calle Mariscal Jose Felix Estigarribia, en el mismo tramo; hasta 1.981. En los anos siguientes los Corsos se trasladan definitivamente a la Zona Alta de la ciudad, llamada tambien Villa Alta; para volver a la Zona Baja solamente en el ano 1.985 despidiendose definitivamente de la calle de los inicios en ese entonces. En 1.982 el Desfile se realiza sobre la calle Dr. Juan Leon Mallorquin entre las calles 25 de Mayo y 14 de Mayo; en 1.983 no se realizan los Corsos, mientras que en el ano 1.984 la calle elegida es Mariscal Jose Felix Estigarribia entre 14 de Mayo y 25 de Mayo. En los anos 1.986 y 1.987, los Corsos se realizan en, practicamente el medio de las dos zonas de la ciudad, la calle Mariscal Jose Felix Estigarribia en el tramo comprendido entre General Cabanas y Monsenor Wiesen; y en el ano 1.988 se vuelve a utilizar la calle Dr. Juan Leon Mallorquin desde Constitucion hasta 14 de mayo. El escenario para los anos 1.989, 1.990, 1.992 y 1.993 fue la calle Carlos A. Lopez en el tramo comprendido entre las calles 25 de Mayo y Cerro Cora; como un hecho peculiar se recuerda el Corso del ano 1.991, que partiendo desde 25 de Mayo sobre Carlos A. Lopez, gira por la Plaza de Armas, sobre la calle 14 de Mayo, para tomar Mariscal Estigarribia hasta Arquitecto Tomas Romero Pereira. En 1.994, merced a una gestion de la Comision de Carnaval en los trabajos de ensanchamiento de la calzada, adecuandola a los nuevos requerimientos del Carnaval Encarnaceno, la Avenida Dr. Jose Gaspar Rodriguez de Francia se convierte en la Zona de Corso, utilizada hasta la actualidad. Para el futuro se espera la cristalizacion de un viejo sueno de los carnavaleros, la Construccion del Sambodromo definitivo del Carnaval Encarnaceno.
LA PREPARACION Tambores, Cavazas, Congas, Bongos y Maracas. Al anochecer empieza el gran movimiento del Carnaval, los dias previos a la fiesta, suenan las bazucadas y cientos de jovencitas principalmente, se preparan para bailar en la CAPITAL DEL CARNAVAL, los Clubes Comparseros reciben todos los dias unas 500 a 1.000 personas que van a mirar los Ensayos, tradicional actividad de las familias encarnacenas en el tiempo que antecede a la realizacion de los Corsos.
Hasta el año 2016 se llevaba a cabo ocho noches al año, divididas en 4 viernes y 4 sábados, entre los meses de enero y febrero. Pero a partir del año 2017, los carnavales se realizarán 6 noches; cinco sábados y un viernes.
Celebrar los días de Carnaval en la ciudad de Encarnación forma parte del Patrimonio Histórico y Cultural.
El evento atrae a más de 100.000 personas anualmente, siendo así la mayor fiesta de carnaval del Paraguay. Gracias a ésta, se genera mayor movimiento y activación económica en la ciudad durante los primeros meses del año. Además de eso, es la fiesta en la que se reencuentran los amigos y familiares.
El carnaval marca la temporada alta de turismo en la “Perla del Sur”, como se conoce a Encarnación, a unos 365 kilómetros al sureste de Asunción, considerada como destino de miles de visitantes locales y extranjeros.
Al mismo tiempo de ser una gran fiesta, en los carnavales se desarrolla una competencia entre los clubes más tradicionales y carrozas de barrios, quienes son calificados por jurados dependiendo de la categoría en que compitan. Se califican varios criterios como la alegoría, originalidad, creatividad, puesta en escena, colorido, brillo, diseño, musicalización, ritmo, creatividad coreográfica, belleza, simpatía y elegancia de las participantes, vestuario, estética general, y muchos más.
Los puestos de competencia en el carnaval encarnaceno son:
  • Pasistas de grupo mujer y varón: es el primer eslabón de la competencia, la mujer y el varón bailan en pareja y van acompañados de un grupo de bailarines que está integrado por 4 hasta 10 personas aproximadamente. Generalmente es considerado como el puesto más difícil, en primer lugar debido a que es el primer año de competencia de las figuras y en segundo lugar, porque la puntuación que coloque el jurado no depende solo de la pareja de baile, sino también de todo el grupo que acompaña. Las coreografías suelen ser muy trabajadas, uniformes y con levantamientos y figuras de gran dificultad.
  • Pasistas solistas mujer y varón: en este puesto la pareja baila sola frente al jurado. Se realizan coreografías muy trabajadas y compactadas que realzan aún más la belleza de la mujer, con levantamientos, giros y saltos.
  • Porta-estandarte de la banda de música: generalmente este puesto es ocupado por un varón, que es la persona encargada de llevar el estandarte que presenta a la banda de música y batucada.
  • Bastonera de la banda de música: la figura femenina baila sola, aunque en los últimos años se ha empleado que la misma vaya acompañada por la batucada, realizando de esta manera coreografías mucho más interesantes.
  • Porta-estandarte de la comparsa: este puesto es similar al de porta-estandarte de la banda de música ya que también es ocupado por un varón y lleva el estandarte que presenta al club y la alegoría que se presenta.
  • Bastonera de comparsa: en este puesto la figura es la primera en realizar su presentación frente al jurado. La responsabilidad es mucho más grande, ya que la misma es la encargada de abrir la comparsa y ser la primera en levantar al público.
  • Reina: es uno de los puestos más importantes de la competencia y al que todas las figuras anhelan llegar. De todas las reinas de los clubes en competencia, cada año se eligen la Reina del Carnaval y la Reina del Corso, las ganadoras son las que durante un año son la imagen de la fiesta más grande del país.
  • Embajadora: solo se puede competir por este título si la figura fue reina, a partir de aquí los títulos son personales.
  • Emperatriz: solo se puede competir por este puesto si la figura fue embajadora.
  • Musa: solo se puede competir por este puesto si la figura fue emperatriz. Es el último peldaño de la competencia y son pocas las figuras que obtienen este puesto. La última noche de carnaval se realiza una emotiva despedida a la Musa, donde los directivos y compañeras del club hacen un reconocimiento por sus años de entrega y compromiso con la entidad y el carnaval. Generalmente bailan músicas y coreografías que marcaron en su año de reinado.
  • Banda de música y batucada: las mismas compiten por el título de “Mejor banda de música y batucada”. El grupo de música conformado por las baterías de percusión, cantante, coro, animadores, vientos, guitarra, bajo, etc., y la batucada siempre van acompañadas a la representación ataviada de acuerdo a la alegoría presentada por el club en competencia.
  • Comparsa: la misma cuenta con un número mínimo de 60 (sesenta) y un máximo de 80 (ochenta) integrantes, excluyendo a los integrantes de la Banda de Música, Batucada y Comparsa Infantil. La comparsa en competencia debe desarrollar un tema creativo evitando repetir propuestas de años anteriores, la coreografía y música deben armonizar con la fantasía del tema, el desplazamiento de sus integrantes debe transmitir bullicio, además de ser compacto y uniforme.
En la ciudad de Encarnación, aparte de divertirse en los carnavales durante los meses de enero y febrero, los turistas podrán disfrutar de otros atractivos; hermosas playas, costaneras, el Santuario de la Virgen de Itacuá, el ex Molino San José, la Chimenea de la Fabril, el Silo, la Escalinata de San Pedro, la Catedral, la Réplica de la Estación del Ferrocarril, el Nuevo Circuito Comercial, las Reducciones Jesuíticas de Trinidad del Paraná, Jesús del Tavarangué y las de San Cosme y San Damián; las mismas se encuentran en distritos cercanos a Encarnación, a unos escasos kilómetros. Así también, podrán admirar uno de los lugares más exóticos del Paraguay; las Dunas de San Cosme y San Damián y conocer el Nuevo Circuito Turístico del distrito de Nueva Alborada; el Indio Dormido es un sitio para el turismo de aventura, un lugar paradisiaco, cercano al Río Paraná donde uno puede realizar el ascenso al cerro y observar un hermoso paisaje, además de conocer la gruta y los pasadizos entre piedras que anteriormente utilizaban los Jesuitas.
Si ya conoces la ciudad de Encarnación simplemente queremos recordarte que aquí tienes un destino donde pasar unas vacaciones inolvidables. Y si aún no nos conoces, no esperes más.
Visita Encarnación, podrás descubrir una ciudad acogedora y hospitalaria, que te invita a disfrutar de sus numerosos atractivos, y por supuesto; de la mayor fiesta del país: los Carnavales Encarnacenos.
 No lo pienses más y disfruta de tus vacaciones en la “Perla del Sur” – Encarnación. ¡Te esperamos!